¿Qué es el Prolapso de órganos pélvicos ?



Cuándo una parte del cuerpo se sale de una posición o se cae de su lugar, a ,sta caída se llama prolapso. El prolapso de los órganos pélvicos se refiere a el prolapso de los órganos pélvicos. Puesto de otra manera el prolapso de órganos pélvicos es una hernia de los órganos pélvicos, más comúnmente la vejiga, a través de la apertura vaginal.

Se sobreentiende que tener una hernia en la vagina puede ser bastante incómodo, afectar la imagen corporal, la función sexual y la calidad de vida.

Afortunadamente, Aunque algún nivel de prolapso se encuentra presente entre el 41 y el 50% de todas las mujeres, sólo el 3% reportan síntomas, y muchas de estas mujeres no requieren tratamiento. Para las mujeres que sí requieren tratamiento, los ejercicios de suelo pélvico, los pesarios, y la cirugía, también son opciones disponibles.

 

Anatomía

La vagina ya se horizontalmente sobre los músculos elevadores del ano. Los músculos elevadores de la no en parte comprimen los músculos del suelo pélvico, los cuales forman un cabestrillo o hamaca a lo largo del suelo pélvico. En las mujeres, este cabestrillo sostiene el útero, la vejiga, los intestinos, y otros órganos pélvicos en su lugar, de manera que todo funcione como debe ser. La lesión o debilitamiento en los músculos del suelo pélvico puede dejar caer los órganos pélvicos en la vagina.

Debe hacerse notar que la causa del prolapso de los órganos pélvicos se debe usualmente a muchos factores, siendo la lesión al suelo pélvico una de las más prevalecientes. En un estudio de MRI, se demostró que las mujeres que tenían un prolapso de órganos pélvicos dentro del primer centímetro del nivel del himen, tenía 7.3 veces más probabilidad de haberse lesionado los músculos elevadores del ano, comparados con mujeres sin un prolapso.

 

Existen varios tipos de hernias vaginales:

El prolapso localizado en la pared anterior de la vagina (pared frontal de la vagina) es un cistocele, herniación de la vejiga en la vagina. Esta distinción tiene sentido porque la vejiga ya se enfrente de la vagina.

Puede estar acompañado por un ureterocele, el cual es un aflojamiento de la uretra, el ducto a través del cual la orina es vaciada desde la vejiga.

La herniación en la pared posterior vaginal (pared trasera de la vagina) es usualmente un rectocele, o herniación del recto en la vagina. Esta distinción tiene sentido también, porque el recto está localizado detrás de la vagina.

La pérdida del soporte pélvico en la parte superior o tope de la vagina (cercano al cérvix) puede resultar en un enterocele, o hernia del intestino delgado la vagina. Técnicamente, el enterocele es la única hernia «verdadera» entre las diferentes iteraciones del prolapso de órganos pélvicos.

La pérdida de soporte en los ligamentos mayores del útero (por ejemplo los ligamentos cardinales o útero sacrales) pueden conllevar al prolapso uterino o hernia del útero en la vagina. Los ligamentos mayores del útero mantienen al útero en su lugar.

De manera importante tipos de prolapso puede ocurrir juntos en la mujer con el prolapso de órganos pélvicos.

Adicionalmente, el prolapso de órganos pélvicos frecuentemente ocurre junto con otros desórdenes del suelo pélvico. Por ejemplo, el 37% de las mujeres con esta condición, También tienen vejiga hiperactiva, el 40% de estas mujeres incontinencia urinaria de esfuerzo, y el 50% de estas mujeres tienen incontinencia fecal.

 

Síntomas

La mayoría de las mujeres con prolapso de órganos pélvicos no experimentan síntoma alguno.

Adicionalmente a un bulto en la vagina, otros síntomas comunes del prolapso de órganos pélvicos incluyen los siguientes:

  • Pesadez, sensación de llenado, dolor, o tirantes en la vagina (qué empeora al final del día o durante la función intestinal).
  • Dificultad para orinar
  • Vaciar la vejiga completamente
  • Dolor al orinar
  • Dificultades sexuales
  • Frecuentes infecciones del tracto urinario
  • Goteo de orina con tos, ejercicio o risa
  • Constipación o estreñimiento
  • Derrame fecal
  • Problemas en el control de gases

 

Los síntomas específicos experimentados dependen de cuál órgano pélvico está herniado a través de la vagina. Por ejemplo, los cistoceles, los cuales son una herniación de la vejiga, el sultán síntomas urinarios.

En un artículo del 2017 titulado prolapso de órganos pélvicos, Iglesia y Smithling declaran los siguiente:

«El prolapso de órganos pélvicos es Dinámico, y los síntomas y en los hallazgos de un examen pueden variar día a día, de un día para otro dependiendo del nivel de actividad y de llenura de la vejiga y el recto. Pararse, levantar cosas, y ejercitación física, aunque no son factores causales, pueden incrementar la sensación de bulto y disconfort.»

Los grandes prolapsos herniaciones que se extienden fuera del Canal vaginal, pueden Conducir a la erosión o ulceración de la mucosa vaginal.

No son comunes los casos de prolapso Severo, de acuerdo a el Hazzard’s Geriatric Medicine and Gerontology.

«En algunos casos, las mujeres con grandes cistoceles pueden reportar tener que poner sus dedos en la vagina para Elevar el tejido de manera que se enderece la uretra para orinar. A pesar de esto, Es raro un grado de obstrucción en la mujer, y el desarrollo de deterioro en el tracto Superior con hidronefrosis e insuficiencia renal, no es muy común.»

 

Examen físico

Un examen físico es esencial para diagnosticar apropiadamente el prolapso de órganos pélvicos. La inspección visual de la vagina por parte de un médico usualmente no es suficiente para diagnosticar esta condición. En cambio, un gineco-obstetra usará un espéculo de hoja simple para indistintamente levantar la pared anterior de la vagina o presionar la pared posterior de la vagina e identificar la patología. Durante el examen, su médico puede pedirle Qué toda o presione (valsalva) para una mejor visualización de ciertos tipos de prolapso.

A continuación, algunas cosas que el gineco-obstetra evalúa durante el examen físico para diagnosticar un prolapso de órganos pélvicos.

  • Bulto vaginal
  • Abrasiones o ulceraciones de la mucosa
  • Grado de descenso (por ejemplo, Más allá del punto medio de la vagina o más allá de la entrada de la vagina)
  • Soporte y movilidad del cérvix y el útero
  • Soporte y movilidad de la uretra y el cuello de la vejiga
  • Estudios de orina (volumen residual post vaciado y análisis urinario)

 

Factores de riesgo y frecuencia

Durante el parto, los músculos elevadores del ano pueden estirarse 200% más que el límite considerado para lesiones por estiramiento, convirtiendo al parto vaginal en el factor de riesgo más grande para el desarrollo de prolapso de órganos pélvicos. La mujer con esta condición frecuentemente ha dado a luz más de un bebé. Otros factores de riesgo pueden incluir los siguientes:

 

  • Predisposición genética
  • Cirugía pélvica previa
  • Obesidad
  • Tirantes crónica (por ejemplo, presión intraabdominal incrementada) secundaria a la constipación o la tos.
  • Histerectomía
  • Fumar
  • Deficiente calidad del tejido

 

Aunque las mujeres a cualquier edad pueden desarrollar prolapso de órganos pélvicos, esta condición usualmente afecta a mujeres mayores. En mujeres con edades entre 60 y 69 años de edad, la prevalencia de esta condición es de 5%.

En una nota relacionada, la limitada Data sugiere que el prolapso de órganos pélvicos progresa hasta la menopausia, y después de la menopausia esta condición no progresa O se revierte. Más allá de esto, los resultados de un estudio las mujeres que son obesas tienen más tendencia a la progresión, y la pérdida de peso no revierte este prolapso.

 

Tratamiento

 

El tratamiento del prolapso de órganos pélvicos depende de varios factores, incluyendo la edad, el deseo de embarazo, la menstruación y el sexo.

Para casos más suaves de esta condición, la modificación del estilo de vida puede ayudar con los síntomas, incluyendo la reducción de peso, entrenamiento de los músculos pélvicos (ejercicios de kegel), dieta alta en fibra, y actividades limitadas de tensión o levantamiento.

Los pesarios son dispositivos colocados dentro de la vagina para restablecer la anatomía pélvica normal. Ellos ayudan a aliviar los síntomas atribuibles al prolapso de órganos pélvicos. Cerca del 67% de las mujeres inicialmente los pesarios como una opción de tratamiento, con un 77% que continuará utilizando este dispositivo después de un año.

Los pesarios funcionan para mujeres con diferentes grados de prolapso de órganos pélvicos, desde aquella con enfermedad ligera, hasta condiciones más severas. Estos dispositivos pueden retardar la progresión de esta condición y extender o eliminar la necesidad de cirugía.

Los pesarios son fabricados en silicona grado médico. Los pesarios pueden ser de soporte o de ocupación de espacio. En los Estados Unidos, el pesario de aro, Qué es un tipo de pesario de soporte, es el más popular seguido de los pesarios de ocupación de espacio, como el pesario de Dona o el pesario Gellhorn. Los pesarios de ocupación de espacio se requieren para enfermedades más avanzadas.

Los pesarios pueden mantenerse en el lugar por días o semanas a la vez. Los pesarios de soportes son usualmente insertados y removidos por el paciente y algunos pesarios incluso permiten la penetración vaginal. El uso de pestañas en las mujeres puede no ser una buena idea porque, si no se mantiene seguimiento apropiadamente, un pequeño puede resultar en serios efectos adversos tales como erupción en la vejiga o el recto.

Más del 85% de las mujeres que desean un pesario, pueden ser tratadas con uno. Actores que hacen más difícil la colocación de un pesario incluyen corta longitud vaginal, historia de histerectomía, o una apertura vaginal muy ancha.

Dependiendo de los objetivos y deseos del paciente, la cirugía para un prolapso de órganos pélvicos puede ser reconstructiva u obliterativa. La decisión entre estos procedimientos depende de su deseo de tener relaciones sexuales y perspectivas personales de la imagen corporal. La histerectomía o conservación uterina (histeropexia) son también dos opciones disponibles. En mujeres que ya no desean penetración vaginal, el mejor tratamiento quirúrgico es la colpocleisis o la obliteración vaginal.

 

De acuerdo a Iglesia y Smithling

 

«Para las mujeres que prefieren mantener la función coital, la cirugía reconstructiva debe ser realizada y el apéndice vaginal puede ser suspendido utilizando los propios tejidos de la mujer y suturas para reparación de tejido, o se puede colocar una malla en el abdomen para suspender la parte superior de la vagina al sacro (sacrocolpopexia), o transvaginalidad (malla transvaginal).»

 

De acuerdo a la FDA:

 

«La cirugía para reparar el POP (prolapso de órganos pélvicos) puede ser realizada a través de la vagina o del abdomen, utilizando puntos (suturas) exclusivamente o junto con la malla quirúrgica. Las opciones quirúrgicas incluyen la restauración de la posición normal de la vagina, reparando el tejido alrededor de la vagina, cerrando permanentemente el canal vaginal con o sin remoción del útero (colpocleisis).»

 

Finalmente, el uso de la malla transvaginal es controversial y ha sido discutido por expertos. Los expertos sugieren que el uso de malla transvaginal debe limitarse a aquellos casos con presentaciones complejas, tales como prolapso recurrente o avanzado o aquellos con condiciones médicas que hacen más riesgosa una cirugía invasiva.

 

Fuentes:

Iglesia CB and Smithling KB. Pelvic Organ Prolapse. American Family Physician. 2017;96(3):179-185.

Miller KL, Griebling TL. Gynecologic Disorders. In: Halter JB, Ouslander JG, Studenski S, High KP, Asthana S, Supiano MA, Ritchie C. eds. Hazzard’s Geriatric Medicine and Gerontology, 7eNew York, NY: McGraw-Hill.

Pelvic Organ Prolapse (POP). FDA.

Woo J. Gynecologic Disorders. In: Papadakis MA, McPhee SJ, Rabow MW. eds. Current Medical Diagnosis & Treatment 2018 New York, NY: McGraw-Hill.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *