DISFUNCIÓN ERÉCTIL, CAUSAS Y TRATAMIENTOS



En el caso del varón, especialmente después de los 45 años, una de las causas más frecuentes de la Disfunción Eréctil DE, es el hipogonadismo, anteriormente conocido como “andropausia” en el hombre, que es la disminución progresiva de la testosterona que regula tanto el deseo sexual, como la capacidad biológica para la función sexual, pudiendo afectar especialmente la capacidad de erección, el tiempo de latencia intravaginal o tiempo de eyaculación y especialmente el período refractario o de recuperación después de la relación sexual o la eyaculación.

Es importante destacar que la presencia de otras enfermedades o patologías, y los medicamentos asociados a su tratamiento, especialmente en las enfermedades crónicas, pueden afectar el deseo y la respuesta sexual, especialmente la capacidad de obtener y mantener una erección, DE. De esta forma, la hipertensión, las afecciones tiroideas, la diabetes o azúcar en la sangre, depresión, alcohol, artritis, patologías neurológicas, problemas circulatorios en general, cáncer, cirugías y muchas otras, pueden estar relacionadas con la función neurofisiológica, vascular, endotelial, etc., de la función eréctil, originando una baja tanto en la intención, como en la ejecución de la función sexual y alterando así la satisfacción sexual y la sexualidad en general del hombre.

El manejo de la función eréctil en el hombre adulto comprende aspectos a considerar tanto en la prevención como en la corrección.

Se sugiere que para la prevención se deben adoptar modelos de alimentación, ejercicio y estilo de vida enfocado a disminuir los factores condicionantes y predisponentes para la respuesta sexual, favoreciendo la función muscular, vascular y neurológica para lograr el mantenimiento de la función eréctil.

En cuanto a los factores correctivos, pueden intervenir la nutrición, el ejercicio, la kinesiterapia, y apoyo médico especializado para la evaluación y aplicación del tratamiento adecuado que ayuden al hombre a disminuir o minimizar los elementos limitantes para su sexualidad, pudiendo recuperar su funcionamiento sexual de manera satisfactoria.

Dentro de las opciones de tratamiento existen las soluciones quirúrgicas y las no quirúrgicas, las cuales serán determinadas por el médico especialista en Medicina sexual, junto con el paciente, de forma que se logren los resultados óptimos. Lo importante es conocer que existen múltiples alternativas manejadas por Urólogos especialistas en “Andrología” y “Medicina Sexual”, para el tratamiento de la Disfunción Eréctil, que pueden ayudarle a mantener su estilo y calidad de vida.